Dulces Tentaciones y Momentos Salados: un paraíso sin gluten en La Calzada


Cuando al hijo de Saray le diagnosticaron celiquía hace más de 18 años, a la protagonista de nuestro post de hoy le comenzó a rondar una idea por la cabeza. Hoy ese sueño es una realidad y desde hace un tiempo Saray Nicolás regenta en La Calzada la pastelería Dulces Tentaciones y Momentos Salados, cuyo objetivo es endulzarles la vida a las personas con intolerancia al gluten

Dulces Tentaciones y Momentos Salados: un paraíso sin gluten en La Calzada

Apertura en pandemia y cada día más consolidados

Esta pastelería especial para celiacos e intolerantes al gluten es la idea emprendedora de Saray. Fue gestándose durante toda la infancia de su hijo, que no podía disfrutar de una tarta, un dulce o una galleta de las que se compran en cualquier sitio. Por él, Saray empezó a desarrollar recetas sin gluten, y allá por 2020, en plena pandemia, decidió abrir Dulces Tentaciones y Momentos Salados en la calle Lloréu número 5.

En aquel momento, lo tenía claro. Quería alejarse del centro de la ciudad para que sus clientes pudieran aparcar de manera fácil y recoger sus encargos en la pastelería. Así fue como esta vecina de Contrueces llegó al Natahoyo, y descubrió que la zona es una pequeña ciudad dentro de Gijón, con todos los servicios y la posibilidad de comprar lo que quieran.

Ahora, dos años después de la inauguración, tiene clientes fieles del barrio, pero también de fuera de él. Llegan a Dulces Tentaciones y Momentos Salados personas de todas partes de Gijón, así como de Avilés, Oviedo y el resto de Asturias, atraídos por el sabor de sus creaciones y por su cocina libre de gluten, certificada por la Asociación Celíaca Principado de Asturias, ACEPA.

Además se encuentra en un momento más dulce si cabe. Con el fin de las restricciones, todos tenemos ganas de celebrar y ¿qué es una celebración sin una amplia variedad de dulces?

Seguir creciendo en el barrio

Con la experiencia y la consolidación de su negocio Saray Nicolás ya tiene un nuevo objetivo. El de encontrar un local mayor para poder incluir, además del obrador y la pastelería, un café en el que se puedan degustar sus especialidades. Esta idea lleva tiempo rondándole la cabeza y seguro que pronto descubriremos más sobre ella. Eso sí, siempre en La Calzada.

Los comentarios están cerrados.