Jóvenes y vivienda: Cómo alquilar un piso


Buscar y alquilar un piso siendo joven es una tarea cada vez más compleja. La falta de empleo, la subida de los precios del alquiler, los salarios reducidos, la crisis del coronavirus, etc. son factores que condicionan y dificultan la tarea de encontrar un piso afín a las necesidades (y los gustos) de las personas jóvenes.

Jóvenes y vivienda: Cómo alquilar un piso

Situación de la vivienda en Asturias

Actualmente los jóvenes asturianos menores de 30 años, empleados, dedican un 60% de su sueldo al alquiler de su vivienda, lo que hace que lo que les quede para vivir se reduzca considerablemente. La crisis del coronavirus, que afectó especialmente al sector joven de la sociedad dejándolo en el paro, es una de las causas principales por las que muchos de ellos no pueden permitirse el alquiler de un piso, y mucho menos la compra de vivienda, ya que para esto se solicita una determinada estabilidad económica que los jóvenes no tienen.

Toda esta situación afecta, de igual forma, al sector inmobiliario, haciendo que el alquiler de pisos se reduzca cada vez más, así como la compra-venta de los mismos. No obstante, el 2021 se produjo una regulación de los precios del alquiler, facilitando las ayudas a los jóvenes. Entre estas ayudas en la vivienda destaca el bono vivienda que entrará en vigor este 2022.

Bono vivienda ¿qué es?

Con la aprobación de los presupuestos generales de 2022, llevados a cabo por el Gobierno, entre los que se encuentra la Ley Estatal de Vivienda, entra en vigor el bono vivienda para ayudar a los jóvenes con los alquileres de sus pisos. Este bono consiste en una ayuda de 250 euros al mes para jóvenes de entre 18 y 35 años con ingresos anuales inferiores a 23.725 euros. En el caso de las familias más vulnerables, este bono podría complementarse con más ayudas directas al alquiler de hasta un 40%. El bono vivienda entrará en vigor este 2022 con carácter retroactivo desde el 1 de enero.

La demanda de los alquileres de vivienda para jóvenes es muy extensa. El mercado juvenil demanda especialmente pisos compartidos o estudios o apartamentos en los que emanciparse. Tras la pandemia y el teletrabajo, muchos son los jóvenes que vuelven a interesarse por el alquiler de pisos para trabajar o estudiar. De igual forma, la reactivación del empleo y la regulación de los precios del alquiler está haciendo que muchos jóvenes vuelvan a replantearse su emancipación y el alquiler de una nueva vivienda.

Los comentarios están cerrados.