¿Quieres alquilar tu vivienda con seguridad? Estas son las claves


¿Quieres alquilar tu vivienda con seguridad? Estas son las claves

Muchos propietarios de viviendas son reacios a alquilar sus propiedades porque tienen miedo a los desperfectos o impagos que puedan sufrir. Pero con una situación como la actual, tener una casa cerrada es un problema. Sobre todo, los gastos derivados de la misma. ¿Quieres alquilar la vivienda con total seguridad? Entonces pon en práctica estas claves que te detallamos a continuación.

Haz un inventario de tus bienes

Antes de alquilar una vivienda debes saber qué es lo que hay en su interior, y sobre todo, el estado en el que está. Debes incluir muebles, electrodomésticos o incluso elementos decorativos que el inquilino pueda utilizar mientras viva allí. Puedes incluir el documento como un anexo al contrato de alquiler que servirá para demostrar si ha habido daños o desperfectos en tus bienes durante el tiempo que el inquilino permaneció en la casa y así poder reclamar. Para ello lo ideal sería que todo estuviera detallado con imágenes.

Decidir el titular de los suministros

Cuando un nuevo inquilino entra en la vivienda lo primero que se debe hacer es acordar quién va a ser el titular de los suministros de agua, luz o gas. Si es el propietario, deberá decidirse si es él mismo quién abona los gastos (reclamando el importe al inquilino) o si por el contrario se cambiará el número de cuenta para que vaya a una de titularidad del arrendatario (evitando así problemas de impagos). También es posible que la titularidad pase al inquilino, aunque son trámites largos y muchos lo evitan.

No tengas miedo de incluir en el contrato cláusulas de prohibición

Si no quieres que los inquilinos convivan con animales en tu piso, por ejemplo, debes dejarlo claro en el contrato. Lo mismo si quieres evitar el subarrendamiento, incluye la cláusula para evitar que viva allí un tercero.

La figura del aval

Cada vez es más habitual solicitar un aval para alquilar una vivienda. Y es que esa persona garantiza así el pago del alquiler. Desde el primer momento, debe especificarse que esa persona extiende su aval durante todo el periodo de contrato de arrendamiento ya que si no el propietario no podrá exigir el pago del alquiler de forma solidaria si el contrato se prorroga.

El mes de fianza

Por ley, en un contrato de larga duración el inquilino debe depositar como fianza una mensualidad, mientras que en el resto será el equivalente a dos meses. También existen otros mecanismos para garantizar el pago y el mantenimiento del inmueble como es el pago de dos meses como máximo de garantía añadida en el contrato de arrendamiento de vivienda o los meses que se acuerden entre las partes.

Mantén el contacto

Hoy en día, una de las vías para facilitar las comunicaciones entre las dos partes es que en el contrato de arrendamiento se incluya un email de contacto. Así es más fácil la resolución de cualquier problema y se evitará recurrir, por ejemplo, al uso del burofax para comunicar la no renovación del contrato.

Conoce y cumple con la normativa

La Ley de Arrendamientos Urbanos es clara en lo referente a los plazos de obligado cumplimiento del contrato de alquiler, los referidos a los tiempos mínimos de arrendamiento, así como los plazos para que el inquilino pague la renta.

La cédula de habitabilidad

Antes de alquilar tu vivienda es importante comprobar el estado general de la misma, asegurándote de tener la cédula de habitabilidad. Este documento es un medio de protección del propietario en caso de que el inquilino decida dar por finalizado el contrato unilateralmente asegurando que la vivienda no está en condiciones de habitabilidad.

¿Quién paga los impuestos?

¿Quién paga el Impuesto de Bienes Inmuebles o la tasa de basura? La realidad es que ambos pueden pactar sobre quién recae esa responsabilidad, pero sea cual sea la decisión, debe quedar reflejada en el contrato para evitar malentendidos en el futuro.

Deducción por alquiler

Al realizar la Declaración de la Renta recuerda que como propietario puedes deducirte los gastos que se originen por el alquiler de la vivienda como, por ejemplo, las garantías contratadas para asegurar el cobro mensual del alquiler.

¿Aún tienes dudas? En Santa Olaya te ayudamos a resolverlas

Antes de poner tu vivienda en alquiler, contacta con los profesionales que trabajamos en Santa Olaya. Te ayudaremos a encontrar a los inquilinos perfectos, además de asesorarte con todo el papeleo y la burocracia.

Los comentarios están cerrados.